Comparte este contenido

Esteban Galarza l Auditor Externo en Ecovis Ec l Posteado: Agosto 31, 2022 por Ecovis Ec

A pesar de que se enfatizó en la intención de conservar un ambiente que favorezca a la inversión extranjera y la sostenibilidad de las cuentas fiscales, aún existen varios desafíos en los cuales el país debe tomar acciones con urgencia para mejorar su situación, estos son mencionados a continuación:

  • Reputación como país de alto riesgo
  • Políticas inestables y complejidad fiscal
  • Difícil relación política con el Legislativo
  • Disminución de inversión pública por la crisis
  • Inconvenientes para atraer inversión transparente y competitiva

El tema de corrupción es otro de los puntos que se han incluido en el informe. Menciona que la economía dolarizada del país es una fortaleza debido a que reduce los límites a la inversión extranjera y a la repatriación de utilidades. Además, en el documento se señala que el gobierno de turno ha realizado esfuerzos para ampliar la cooperación y lazos entre estas dos naciones.

El reporte también destaca que, tras el mensaje del gobierno central, de atraer USD 30 mil millones en inversión durante el periodo administrativo, se generó un entorno optimista con una mayor inversión de empresas extranjeras y nacionales.

Asimismo, el informe resalta los esfuerzos realizados por el gobierno para corregir los desequilibrios de las cuentas fiscales mejorando la eficiencia y transparencia de las finanzas públicas con la ayuda del FMI, el cual aprobó un Fondo Ampliado de USD 6.500 millones a 27 meses con la finalidad de cooperar en la estabilización y reforma económica. A esto se suman las previsiones de crecimiento del PIB de 2,8% en 2022, según indica el Banco Central del Ecuador.

Aunque existen varios aspectos positivos, Estados Unidos también indica que hay grandes retos que el país tiene que mejorar, tanto en el ámbito económico como de inversiones.

A pesar de los esfuerzos que realiza Ecuador para atraer Inversión Extranjera Directa (IED), el clima general de inversión continúa siendo un desafío debido a las políticas económicas, comerciales y de inversión, las cuales son fluctuantes. La información disponible de enero a septiembre de 2021 indica que la IED disminuyó un 50% con respecto a los niveles de 2020, sumando USD 493 millones.

El Departamento de Estado menciona que, pese a no existir prácticas o leyes discriminatorias para inversionistas extranjeros, la complejidad en el ámbito legal, resultado de la imposición e interpretación incongruente de las leyes y regulaciones que existen, incrementan los costos y riesgos de negociar dentro de Ecuador.

La compleja relación entre el Ejecutivo y el Legislativo representa una de las primeras dificultades ya que de acuerdo con el informe “complica la aprobación de la necesaria legislación de reforma económica”. Si bien la reforma tributaria de noviembre de 2021 es un logro a destacar, la Asamblea Nacional rechazó “rotundamente” el proyecto de ley de promoción de inversiones que propuso el presidente Lasso el 24 de marzo, lo que deja en evidencia la débil relación entre ambos poderes del Estado.

De igual manera, los déficits en el presupuesto y la recesión económica producto del COVID-19 “obligan al Gobierno a emplear medidas de reducción de costos y limitar la inversión pública”.

Respecto a la inversión, el informe señala que Ecuador presenta inconvenientes para instituir alianzas público-privadas y licitaciones que sean transparentes, competitivas y financiables, lo que “ha desalentado la inversión privada y ha atraído a empresas que carecen de compromiso con la construcción de calidad, la rendición de cuentas y la transparencia, además de la sostenibilidad ambiental e inclusión social”.

Otro punto débil que se menciona es la corrupción que persiste, ubicando a Ecuador en el puesto 105 de 180 países encuestados por el Índice de Percepción de la Corrupción de Transparencia Internacional. Esto preocupa a las empresas estadounidenses, especialmente en los procesos relacionados a las licitaciones públicas no transparentes, el pago de laudos arbitrales y la resolución de disputas.